18 abril 2014

Marrakech y la fachada atlántica. Etapa 2: Essaouira.


El sábado 12 de abril, después de más de 250 km y muchas horas de autobús, llegamos a Essaouira, ciudad marroquí construida donde rompen todos los vientos.


La carretera de Rabat a Essaouira no es que sea mala pero sí que es peligrosa en el sentido de que la gente pasa por cualquier sitio y cuando oscurece resulta difícil de distinguir a las personas que cruzan por la carretera, por lo que hay peligro de atropellar a alguien.
 

Antes de llegar a Essaouira paramos en otras ciudades costeras: Casablanca, Azemmour y El-Jadida. Intentaré describir lo más importante de cada una de ellas.

Casablanca está a 80 km de Rabat, es la capital administrativa. Es la ciudad más poblada de todo Marruecos, con unos 5 millones de habitantes. Ha crecido mucho en poco tiempo y esto ha tenido sus repercusiones en la estructura y apariencia de la ciudad.


Hay zonas muy pobres y otras tantas de lujo, unas enfrente de las otras, coexistiendo con normalidad. Ese tipo de contrastes me llamó mucho la atención.

De Casablanca destaca la Mezquita de Hassan II.  Es relativamente reciente (1993), y esta construida cerca del mar.
Su minarete es muy alto, más de 200 m.

 

Es una construcción impresionante, de una gran belleza y riqueza de adornos y detalles. Sus yeserías y encofrados me recordaron, como no podía ser de otra forma, a La Alhambra y a la mezquita de Córdoba. En la parte inferior de la Mezquita está el hamman que ahora ya no se usa.




Como decía antes, Casablanca es también una ciudad de contrastes y coexisten zonas muy pobres y vetustas como es la antigua Medina, con otras más ricas y lujosas como es el barrio de Anfa, repleto de casas de lujo, hoteles, restaurantes, discotecas... 
En esta foto se puede apreciar el contraste entre el lujo de la Medina de Hassan II con el abandono y la suciedad de la caseta del policía que había en el borde de la carretera.




Azemmour es otra ciudad Atlántica de dominio portugués hasta siglo XVI, del que quedan restos de murallas en el centro histórico de la ciudad. Es una ciudad de casas blancas que te recibe con sus minaretes en alto. El río Oum Er-Ribia pasa por delante hasta su desembocadura en la playa.





El-Jadida se llamaba Mazagán durante la dominación portuguesa. Es una ciudad pequeńa costera donde nacieron dos importantes escritores marroquíes: Driss Chraïbi y Abdelkebir Khatibi. En este pueblo cercano a Essaouira paramos para tomarnos un te y charlar con sus gentes que, como veis en la foto, son muy simpáticos y hospitalarios.





A Essaouira llegamos ya de noche. Cenamos en el hotel a base de crema de calabaza y zanahoria, tagine de pescado y fruta fresca. Era la primera vez que probaba el tagine de pescado y me gustó bastante. Por la mañana fuimos a visitar el nuevo paseo marítimo junto a una inmensa y limpia playa en la que  había varios dromedarios.





La Medina de Essaouira es diferente a todas las demás por lo bien trazada que está, como las calles europeas, algo que no es característica de las ciudades antiguas marroquíes.

Esta Medina no es muy grande pero tiene mucha vida y un gran encanto. Sólo hay que relajarse y dejarse llevar. La artesanía de madera y la elaboracion de productos del argan son importantes, pero la pesca es a lo que más se dedican sus habitantes. También podéis comprar especias por unos cuantos dirhans para hacer buenos tagines y cus cus, como estoy haciendo yo aquí.




En Essaouira,  Orson Welles rodó parte de la película "Otelo". Hay incluso una calle en la Medina que lleva su nombre.
Tengo que decir que está ciudad me ha fascinado por sus blancas casas y sus minaretes en alto y, sobre todo, por los cientos de gaviotas que sobrevuelan la playa y los barcos de los pescadores donde los olores son intensos pero no desagradables.





Espero que os hayan gustado estos lugares y os reemplazo al siguiente post en el que hablaré de Marrakech que fue nuestro siguiente destino.

4 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas disfrutado del viaje. Nos dejas tus impresiones y unas bonitas fotos. Un paisaje distinto al que estamos acostumbrados.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel.
      Lo pensaba hacer durante el viaje pero ha sido imposible por la falta de conectividad.

      Eliminar
  2. Por lo veo Puri ha sido un viaje cargado de impresiones y sorpresas, lo has redactado todo al detalle sin dejarte nada en el "saco", o tal vez como tú corazón lo ido sintiendo al paso por cada ciudad..!Me alegro Puri que lo hayas disfrutado....!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento explicar lo más característico de cada lugar y algunas anécdotas. Te aseguro que hay muchas más, como para escribir un libro.
      Un besito, Elena.

      Eliminar

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.