11 abril 2014

Marrakech y la fachada atlántica. Etapa 1: Rabat

¡Por fin llegamos a Rabat! 


En el momento en que escribo este post son las 11:00 p.m. (hora local), las 12:00 p.m en España. Llevo más de 40 horas despierta y muchas horas de espera en frontera por los trámites de los pasaportes y la parsimonia de los policías alauítas, pero ha merecido la pena.
Rabat es la capital política de Marruecos, es una ciudad costera, situada a la orilla y desembocadura del río Bu Regreb. Es la segunda ciudad más grande después de Casablanca. 


En esta ciudad se alojan los reyes (vivos y muertos). Aquí está el mausoleo de Mohamed V, donde están enterrados el abuelo (Mohamed V) y el padre (Hassan II) del actual rey de Marruecos.


Junto a Rabat se encuentra la ciudad de Salé, de fuerte tradición en cuanto a la cultura marroquí, en contraste con Rabat que intenta tomar aires nuevos con poco acierto. En esta foto tengo detrás Salé, al otro lado del río y al fondo la Torre de Hassan.


La Torre de Hassan es lo único que queda del intento de construir la Mezquita más grande de su época.


Tuvimos la suerte de escuchar, en el momento de visitar la Torre de Hassan, la llamada a la oración.
La playa por la noche tiene un encanto especial porque parece como si se hubiera caído el cielo sobre el mar, por la cantidad de luces que lo iluminan procedentes de los barcos de los pescadores.
Lo que más me llama la atención es la mezcla entre lo tradicional y lo moderno.


Mañana salimos para Casablanca y Essaouira muy temprano, así que creo que por hoy ya está bien. 
¡A dormir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta. Déjame un comentario.